Ya está abierta nuestra tienda de Londres!

NUESTRAS PIEDRAS

NOS GUSTARÍA COMPARTIR NUESTRO SECRETO CONTIGO ...

Los diamantes se pueden extraer, pero eso genera mucha contaminación. El propio proceso de excavación tiene un impacto enormemente negativo en el entorno de la zona, así como en sus alrededores. Los diamantes también se pueden utilizar vilmente para apoyar las guerras, los conflictos y el sufrimiento humano. Todos sabemos que incluso las cosas más bellas del mundo pueden verse ensuciadas por el mal.

Queremos que nuestros diamantes y piedras tengan un impacto positivo en la sociedad..

Entonces, ¿cuál es nuestro secreto?

En Lark & Berry hemos decidido utilizar diamantes y piedras cultivadas, perfeccionadas por nuestros profesionales, de los cuales estamos orgullosos de decir que están libres de cualquier conflicto ya mencionados.

¿Cómo podemos decir esto con tanta seguridad?

Porque trabajamos con personas que cultivan y nutren nuestros diamantes y gemas. Sí, has escuchado correctamente, ¡Los hacen crecer! Usan tecnología innovadora en un laboratorio. ¡Magia! De acuerdo, no es del todo mágico, pero nos gusta pensar que nuestras piedras cultivadas son como pequeños milagros creados por nuestros alquimistas.

No esperamos que la industria del diamante cambie de la noche a la mañana. Pero, contigo, seremos capaces de crear una gran cantidad de diamantes cultivados en Lark & Berry que irán cambiando las cosas hacia un futuro mejor.

 


SORPRENDENTEMENTE, ES POSIBLE APRENDER TODO SOBRE LOS DIAMANTES CULTIVADOS SIN NECESIDAD DE HACER UN DOCTORADO.

Los diamantes cultivados siguen siendo diamantes. 100% Diamantes reales.

Están compuestos del mismo elemento químico que forma el cristal de los diamantes naturales. Todos están hechos en un entorno controlado, que imita el proceso natural de formación en la naturaleza. Imita el lugar de formación como si estuviesen en el interior del manto de la Tierra. Sin embargo, el proceso es mucho más rápido y más limpio. Este proceso da lugar a la categoría más pura que existe de diamantes, el Tipo IIa. Solo el 2% de los diamantes extraídos en minas son de esta calidad, por eso es tan difícil de conseguirlos.

Los diamantes cultivados son realmente el camino que todos deberiamos seguir. Tu elección con Lark & Berry significa que tendrás más lujo por menos costo. Nuestros diamantes producen menos emisiones, menos desechos y utilizan menos agua. Tienen menos impacto ambiental que los diamantes extraídos directamente de la naturaleza. Entonces, en este caso, menos es más y esto ya es una posibilidad real con nuestros diamantes cultivados.

Ah, ¿hemos mencionado ya que están libres de cualquier conflicto secundario? No ha tenido lugar: ni la minería, ni la explotación de las comunidades locales afectadas.

 


PERO, ¿Y QUÉ OCURRE CON LAS OTRAS PIEDRAS QUE UTILIZA Lark & Berry?

No solo usamos diamantes cultivados en nuestras joyas, sino que también cultivamos todas nuestras gemas.

La diferencia es que al ser cultivados tienen un mayor tamaño si se comparan con las que se obtienen de la naturaleza. Como se pueden imaginar, crearlos genera menos emisiones, menos desperdicio, menos agua y mucho menos impacto ambiental. Encima, también están libres de cualquier tipo de conflictos ya mencionados.

Exactamente como nuestros diamantes

ASÍ QUE, ¿QUÉ HAY DENTRO DE UN DIAMANTE......?

Quien dijo la frase "tres es un número mágico" definitivamente estaba en lo cierto.

En Lark & Berry, nos aseguramos de que los diamantes tengan ese número mágico. Hablamos del color, la claridad y el corte perfecto. 

 

 

BIENVENIDO A LA ESCUELA DE ROCK...

  Conoce las 4 C...

ACERCA DEL COLOR

Nuestras piedras son todas D, E y F según el grado de color el Instituto Gemológico de América (GIA) utiliza para los diamantes, una clasificación que va desde D-Z; incoloro (D): este es el mejor; amarillo o con un tono marrón (Z) - esto seria malo.

¿Por qué el sistema de clasificación GIA comienza una D?

Lo sabemos. Probablemente te estás preguntando por qué el GIA no ha hecho lo que se supone que debería ser obvio y comenzar su sistema de calificación con la letra A en lugar de la D. Bueno, en primer lugar, no tiene nada que ver con el hecho de que la primera letra de los diamantes sea una D. Esto podría haber tenido sentido. Lo que ocurre en realidad, es que la primera tabla oficial de clasificación de diamantes se creó en London Diamond Syndicate era demasiado complicada.

Para clasificar los diamantes en bruto para la venta, los clasificadores determinaban los colores del diamante utilizando un sistema de categorías como: A, AA, AAA, 1, 2, 3, Números Romanos (I, II, III) y términos como río, capa, azul blanco, azul gema, golconda, etc. ¡Es más que evidente de donde viene tanta confusión a la hora de clasificar los diamantes! Francamente, todo fue inconsistente e inexacto. Con el tiempo, el GIA se hizo cargo de esta complicación y dio lo mejor de sí para arreglar la situación. Planteó un método que fuera más eficiente y simple: el sistema de clasificación por colores.

Para evitar cualquier posible relación entre su versión nueva y la anterior, increíblemente, el GIA decidió comenzar su sistema de clasificación por color con la letra D. Una letra que hasta ahora no se había utilizado. Y se solucionaron todos los problemas.

Los diamantes de Lark & Berry son de color D, E y F, por lo que se pueden incluir perfectamente en la categoría de diamantes incoloros. Nos atrevemos a decir que son prácticamente perfectos.

 


ACERCA DE LA CLARIDAD

So, how flawless is your Lark & Berry diamond?

Entonces, ¿Cuan perfecto es tu diamante de Lark & Berry? Nuestras piedras tienen un mínimo de VS + en claridad, lo que significa que tienen muy pocas inclusiones. Entonces, las inclusiones, o marcas naturales, dentro del diamante son menores. Es bastante difícil de inspeccionar por una clasificadora de diamantes hasta incluso viéndolo con una lupa harà que tu diamante se vea diez veces más grande y perfecto. En pocas palabras, es imposible que se pueda ver cualquier inclusión a simple vista. En términos de diamantes, nuestros diamantes cultivados están totalmente limpios. Claridad... ¡y una conciencia tranquila!


ACERCA DEL CORTE

Ahora bien, entendemos que querrás que tu diamante brille aún más que el sol. Así que analicemos el corte de los diamantes. En primer lugar, parece haber mucha confusión entre los términos de corte y forma de un diamante. La forma en realidad se refiere al hecho de que la piedra esté tallada. Puede estarlo, en forma de pera, corazón, óvalo, marquesa, perro, gato... (OK, tal vez no con forma de animales) pero la idea se entiende. Para muchos, la verdadera belleza de un diamante reside en su brillo. En Lark & Berry, nos aseguramos de que nuestros diamantes tengan un corte excelente para lograr el máximo brillo posible.

Nos encanta pensar que mientras te quedas en fascinación observando como brilla tu hermosa joya de Lark & Berry, sabes que tienes una joya de la más alta calidad que puede existir y además estas ayudando al medio ambiente. Sin duda alguna, esto hará que tu joya te encante incluso más. Con todo esto en mente, es seguro decir: ¡Que no hay nada de malo en tener un precioso diamante de nuestra compañía, Lark & Berry!

 


ACERCA DE LOS QUILATES

El quilate es la unidad que se utiliza para medir el peso de los diamantes. En general, a medida que aumenta el peso en quilates, también lo hará el tamaño. Sin embargo, a esto también le afecta el tipo de corte que tenga la piedra

 

GBP